lunes, 15 de septiembre de 2014

LA FLOR DE LA CIUDAD

Parece que la inspiración anda rondando con más asiduidad ultimamente. O quizás sea, en realidad, que cuando uno se impone las tareas metódicamente y con regularidad, el esfuerzo da sus frutos. La cuestión es que salió nuevo tema, apenas a unos pocos días del anterior.

Podría intentar ponerme en intelectual y profundo, y decir que lo que sigue habla de la construcción del deseo insaciable en la sociedad de consumo, de la mecánica histérica del capitalismo tardío, o de la violencia que engendra la perpetua insatisfacción de las propias necesidades que genera.

Pero no. Es la historia de una piba. De una piba de barrio que anda por el centro y ve los carteles, las vidrieras, las propagandas. Y que un día se cansa. Y decide tomar lo que siente que le corresponde. Y que venga la que venga. Nada más simple que eso.

Para terminar, y jugando al autor de fábulas con moraleja, no exageremos con eso de los cuentos de hadas y las películas de princesas que terminan siempre bien. 

Va a ser otro intento de rocanrol. En Sol menor, para más detalles.
Un abrazo para Ivo.


LA FLOR DE LA CIUDAD


Eso 
que esta en los carteles
cubriendo el gris
con todos sus pinceles
Eso
que tanto te nombra
mostrándose en la luz
sueño sin sombras
No es más
que lo que no tendrás jamás
Mirás
tan solo por mirar

Eso 
que tanto te excita
fingiendo amor
vendiendo su sonrisa
Eso
que te vuelve loca
no es para vos
se mira y no se toca
No es más
que tu deseo vano y cruel
Soñás 
y no podés tener

Hoy
vas a disfrazarte
de princesa
no hay dolor
ya no hay tristeza
todo es vuelo y libertad
Hoy
vas a conquistar
escaparates 
las carencias 
que te laten 
no te duelen nunca más 
Hoy vas a ser
al menos por un rato
la flor
la flor de la ciudad 

Eso
que vive tu vida
sin ser real
ni ser todo mentira
Eso 
que muere en tus ojos
dejándote el sabor
de los despojos
No es mas
que un juego en el que no jugas
Llorás 
No dejás de llorar

Hoy
vas a disfrazarte
de princesa
no hay dolor
ya no hay tristeza
todo es vuelo y libertad
Hoy
vas a conquistar
escaparates 
las carencias 
que te laten 
no te duelen nunca más 
Hoy vas a ser
al menos por un rato
la flor
la flor de la ciudad 

Hoy 
vas a reventar tantas vidrieras
desterrar tantas miserias
como puedas desterrar
Hoy 
vas a convertirte en pesadilla
guerrillera 
y fugitiva
de los dueños del lugar
Hoy 
vas a repartirte entre la gente
terminar con lo pendiente
y ser la flor de la ciudad
Hoy 
vas a caminar entre las llamas
y no importa si mañana
ya no hay luz 
al despertar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada