jueves, 2 de octubre de 2014

VOS DECLARASTE LA GUERRA

Tal vez pueda sonar anacrónico, o parezca falto de toda corrección política, el citar a Frantz Fannon hoy y aquí.

El problema es que algunos de sus análisis respecto de la sociedad colonial, desigual, fragmentada, son tan equiparables con ciertos aspectos de la vida en nuestras ciudades devastadas por años de exlusión y opresión, que es imposible soslayarlo.

Lean si no, y verán que cambiando unas pocas palabras, el análisis es aplicable a cosas que vemos cotidianamente.

"La mirada que el colonizado lanza sobre la ciudad del colono es una mirada de lujuria, una mirada de deseo. Sueños de posesión. Todos los modos de posesión: sentarse a la mesa del colono, acostarse en la cama del colono, si es posible con su mujer. El colonizado es un envidioso. El colono no lo ignora cuando, sorprendiendo su mirada a la deriva, comprueba amargamente, pero siempre alerta: ´Quieren ocupar nuestro lugar´. Es verdad, no hay colonizado que no sueñe cuando menos una vez al día en instalarse en el lugar del colono."

Después, si quieren, se puede seguir hablando de "inseguridad", de penas, de castigos, etc.

Eso sí, sepamos que en tanto las reglas sigan siendo que se construye un deseo al que pocos acceden, mientras el mecanismo sea que muchos miran y envidian aquello que unos privilegiados disfrutan, no habrá solución, por más canas y patrulleros que metan en las calles.

Ya lo dijo el Indio: "Violencia es mentir".

Hablando un poco de todo eso, de manera menos brillante, va la letra de este tema recién compuesto, y que es el último que entrará en el disco que se está cocinando. Los versos están escritos como si fuera una milonga. Pero va a ser rocanrol.

Alguno dirá que es una letra con cierto tufillo pesimista. Puede ser. En todo caso, es descarnada, e intenta escapar a las conceptualizaciones pretendidamente románticas de cierta falsa progresía que sueña con sujetos sociales que no existen. Y los pinta con colores pasteles.


VOS DECLARASTE LA GUERRA

Soy el que vino a este mundo
con una marca en la frente
casi ni me llaman gente
vivo girando
sin rumbo
entre putas
vagabundos
y las sobras que nos dejan
los que escribieron las reglas
de lo que esta permitido.
Soy el que sufre el castigo
y no puede apelar la pena.

Soy el que no tiene nombre
ni presente
ni futuro
el que no sueña
ni pudo
conquistar un horizonte
Soy un pibe
soy un hombre
que se arrastra en la miseria
soy el que limpia tu mierda
y construye tus caminos.
Soy el que mueve los hilos
de esta máquina perversa.

Soy el que en el espejismo
de las cosas
nada tiene
y que en el siglo que viene
va a seguir en este abismo
Soy el que te da lo mismo
si estoy vivo
si estoy muerto
soy el que en este desierto
siempre paga las derrotas.
Soy el que muere sin botas
y puebla los cementerios

Soy el que viene jugado
desde lejos en la cuna
el que se esconde en la bruma
y te ataca de costado
ese que está condenado
a pudrirse en esta celda
Soy el que banca esta feria
y me querés arrodillado.
Vos declaraste la guerra
y ahora estás acobardado.

Vos declaraste la guerra
y ahora estás acobardado.

Vos declaraste la guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada